martes, 1 de enero de 2013

CARAMELIZED SUGAR

Para el primer post del año quería hablar del futuro. El futuro es lo siguiente. El futuro es donde vas a estar cuando termines de leer este texto. El futuro es ese sitio de donde vienen los tebeos de Gabi Corbera, otro de mis dibujantes favoritos.

Gabi dibuja tebeos que vienen de Marte, y como habéis visto, no lo esconde. Refinadamente... geométricamente hermético, sus tiras ¿cómicas? se publican en improbables periódicos que enrollan bocadillos de neutrones. Tras leer, tras mirar su arte es necesario un proceso de descompresión que nos vuelva a situar en el presente. Que, si me habéis seguido el rollo, entenderéis que ya es el futuro.

Su último artefacto, 'Nowt', se podía conseguir en esta página. Digo 'podía', porque ya está agotado, lo que me parece una excelente noticia. La definición del propio Corbera de su invento, '10 páginas de anti-cómic con 5 acciones llevadas a cabo por el performer Nowt', es bastante ajustada. Nowt es una suerte de eléctrico superhéroe negro (ver aquí para más información)... bueno, también podría ser un neo-quinqui multiforme... lo que sí que es, claro, es un 'performer': un actante, un artista. Un elemento que hace cosas. Cosas que podemos identificar, como conducir o correr, y otras que aún no han trascendido en nuestro universo, como manipular la electro-masa.

Este es el punto al que quería llegar. 'Nowt' es, claro, un cómic. Permitamos el pequeño vacile de su autor, entre otras cosas porque es un rasgo más de su universo, cuando niega su ascendencia. Gabi es el puente que va desde John Stanley a Yuichi Yokoyama. Su obra, su arte, es vanguardia en el sentido más estricto, es avanzado, se mueve, va en primera línea. Explora, se aventura en una dimensión extraña que podemos reconocer porque pasan cosas. La depuración del universo experiencial, despojado de emociones.  Una humanidad que queda atrás. Lo que nos espera. En definitiva, el futuro.

Y mirad, si tenemos, por cojones, que llegar a él, me gusta que Gabi Corbera me tienda la mano. Así me siento un poco menos solo.