jueves, 18 de abril de 2013

GRAF

Mirad, esto es muy sencillo.

El fin de semana pasado se celebró el Graf, en Barcelona. Como parte tangencialmente implicada y comprador de la primera entrada del evento, cuidado, mi lectura del mismo podría parecer parcial, o interesada. Pero, ay, amigos, es que salió que daba gloria verlo.

Iñaki, Alberto, Borja y Manu construyeron un espacio físico y emocional. Autores, libreros, editores y aficionados con intereses comunes, entregados a los tebeos. A mirarlos, leerlos y comprarlos. A disfrutarlos, cojones. Se hacen para eso.

Al Graf acudieron artistas de todo pelaje, animados por el olor de la tinta rara. Los tebeos raros, los tebeos locos, son mis favoritos. Y en el Graf había muchos, así que París era un fiesta.

Cuando, de manera más o menos interesada, o instrumentalizada, se enfrentan las maneras de hacer, de editar tebeos (y bueno, de hacer salones, encuentros), se comete un disparate. Ficómic debe existir. El Graf debe seguir creciendo. Cada público demanda su menú. Qué fácil se nos olvida eso, ¿eh? 

A los lectores de tebeos no nos gustan TODOS los tebeos. No es un pecado, y no es un desastre. La unión no hace la fuerza. Divide y vencerás. Dibujemos los caminos con tantas salidas como nos sea posible. Y puede que tal vez así, lleguemos a otras puertas.

Yo quiero que en la placa de una, al menos, vuelva a poner 'Graf'. Espero que me dejen pasar sin llamar.

Os quiero a todos.





El dibujito es de Gabi Corbera, que de tebeos locos sabe un rato